Enfermedades estéticas por tabaquismo

tabaquismo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Se estima que el tabaquismo en nuestro país afecta al 16,4 % de las mujeres y al 23,3% de los hombres. Desde hace años se han demostrado diversos problemas que acarrea para la salud, tanto de las personas que lo consumen como de aquellas que están expuestas al humo indirectamente. Si las enfermedades del tabaquismo como las cardíacas o respiratorias no fuesen suficiente aliciente para dejar de fumar, existen otras consecuencias estéticas que afectan a nuestra piel, cabello y dientes, entre otros. Si quieres conocer cómo prevenir el tabaquismo o deshacerte del humo, sigue leyendo.

Consecuencias estéticas del tabaquismo

Es ampliamente conocido que el tabaco multiplica el riesgo de morir debido a una enfermedad cardiovascular, aunque quizás es más desconocido el hecho de cómo puede influir negativamente a nuestra apariencia física. Uno de los órganos más afectados es la piel. El tabaquismo está asociado a su envejecimiento prematuro, debido tanto al contacto directo del humo como a su inhalación. Entre sus efectos se encuentra la disminución de la oxigenación tisular y el aumento de los radicales libres. ¿Qué quiere decir esto? Pues que tiene consecuencias sobre la elastina y el colágeno, dos proteínas que, entre otras funciones, se aseguran del bienestar de la dermis. Su presencia juega un papel importante en el mantenimiento de una piel tersa y sin arrugas.

La reducción de la oxigenación se produce por la nicotina y por el aumento del monóxido en sangre. El resultado es una menor oxigenación de la piel, lo que provoca la aparición de arrugas antes de tiempo y también más marcadas. Además, tiene repercusiones en el tono de la dermis; la luminosidad disminuye y la piel se vuelve más apagada, lo que en general da un aspecto menos saludable.

El tabaquismo también acarrea problemas dentales. El primero de todos son las manchas en los dientes y la aparición de un tono amarillento. Esto se debe, de nuevo, a las sustancias que están presentes en el humo del tabaco, en este caso a la nicotina y al alquitrán. El pelo también tiende a volverse más frágil y quebradizo, y puede perder su brillo natural. Se han establecido relaciones entre el consumo de tabaco y la aparición de canas y la pérdida de pelo prematuramente. El principal causante, una vez más, es la nicotina, que afecta a la circulación sanguínea y hace que el pelo no reciba todos los nutrientes necesarios para garantizar su buena salud.

¿Cómo se previene el tabaquismo y cómo dejar de fumar?

Ya casi recordamos con extrañeza aquella época, no tan lejana, en la que se podía fumar en interiores. Y lo cierto es que cada vez existen más políticas destinadas a desincentivar el consumo de tabaco, lo que también funciona como prevención. Además de las acciones que puedan poner en marcha los gobiernos, si se quiere evitar caer en el tabaquismo, es importante la información acerca de sus efectos nocivos para la salud desde una edad temprana.

Sin embargo, en muchos casos, lo más difícil es dejar el hábito. La nicotina se trata de una sustancia adictiva que no facilita su abandono. Tampoco hay que olvidar el componente psicológico y social del tabaquismo: es probable que asociamos su consumo a sensaciones agradables y gratificantes y a momentos de nuestra vida diaria. Debido a los diferentes componentes que intervienen, existen diferentes abordajes para deshacernos del humo.

Un tratamiento del tabaquismo se corresponde con las terapias sustitutivas con nicotina, que incluyen los chicles, parches, pastillas y sprays. También existen fármacos, bajo prescripción médica, que no contienen nicotina y que tienen como objetivo reducir el síndrome de abstinencia y disminuir la satisfacción del propio acto de fumar.

Además de estos recursos tradicionales, existen otras técnicas eficaces para dejar de fumar sin medicamentos, como es el caso del tratamiento del tabaquismo con láser. Estamos ante un método eficaz, seguro, indoloro y sin efectos secundarios que estimula diversos puntos del cuerpo para elevar las endorfinas a niveles más altos que los que produce el consumo de tabaco. También produce relajación y calma, lo que consigue controlar la ansiedad. En la mayoría de las ocasiones solo se necesita una sesión para completar el tratamiento, aunque a veces puede ser necesaria una más como refuerzo.

Si quieres dejar de fumar a través de medicamentos o sin ellos con la laserterapia, debes acudir a un centro especializado. De esta manera serán los profesionales los que te harán un seguimiento para eliminar de manera eficaz este hábito. Clínica Menorca cuenta con profesionales que te acompañarán y asesorarán en todo momento y puedas deshacerte del tabaquismo para siempre.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Posts relacionados

Deja un comentario

Posts recientes

¿Quieres más información?

(Esta cita carece de validez hasta que contactemos contigo y la confirmemos)

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas