•  650 487 218       900 834 487

Aumento de mamas y lactancia

Aumento de mamas y lactancia

150 150 Clinica Menorca

Hay estudios que evidencian que las españolas son las mujeres europeas que más cirugía de aumento de mamas se hacen y, antes de decidirse a ponerse en manos del cirujano, muchas de ellas se preguntan si podrán dar el pecho en su futura maternidad. Las dudas se disipan cuando caen en la cuenta de que el mundo de la medicina está repleto de falsos mitos. Y que esta intervención quirúrgica afecta a la lactancia no es una excepción.lactancia_aumento_de_pecho

Existen mil y una formas de mejorar nuestro aspecto, y cuando hablamos del pecho, más aún, ya que es una parte esencial de la estética femenina. Es una seña de identidad para las mujeres, así como la maternidad. Y es que, como el refrán dice y como la vida misma demuestra, madre no hay más que una. Por eso queremos desmontar el mito de que tu bebé no podrá alimentarse gracias a ti, así que tranquila.

Lo que ocurre es que todas las técnicas quirúrgicas que se utilizan hoy en día se realizan de forma que el tejido glandular no se ve afectado para que la madre pueda producir leche y alimentar a su bebé. ¿Pero cómo es posible? Muy fácil, pues la prótesis de silicona se suele insertar detrás del músculo pectoral y la vía de acceso tanto si es submamaria, pariareolar o axilar se programa de tal forma que no se dañe la glándula mamaria y los conductos del pezón.

Otra de las cuestiones que se plantean las mujeres ante un aumento de senos es si la salud del bebé se verá afectada por la prótesis de silicona al darle de mamar. La respuesta es no, hasta la actualidad no hay ninguna evidencia de ello.

Por otro lado, es un hecho que si la mujer no se cuida, el pecho puede deformarse durante y tras el embarazo. Pero, ¿con una prótesis, qué ocurre? Lo que sucede es que esta operación se realiza de forma que sea lo más natural posible y la posibilidad de que se deforme el pecho será la misma haya o no intervención quirúrgica.

A la hora de plantearse quedarse embarazada después de haberse realizado un aumento de mamas, lo que recomiendan los expertos es que se dejen pasar de 10 meses a 1 año, para que el cuerpo se adapte a los implantes.

En cambio, cuando se piensa en operarse después de haber dado a luz, lo que los médicos suelen sugerir a sus pacientes es que esperen hasta que las hormonas se regularicen. Eso sí, todo depende de lo que la madre decida sobre la lactancia, pues si va a decidir dar el pecho a su bebé, debe esperar un mínimo de 6 meses desde el momento en el que deja de darlo.

Ya sabíamos que una mujer puede hacer más de una cosa a la vez, pero de lo que no estábamos tan seguros es de que, aunque no se tenga de forma natural, el pecho bonito por medio de cirugía estética es también perfectamente compatible con el periodo de lactancia.

Dejar una Respuesta