ojeras hundidas

¿Te levantas por la mañana después de haber dormido mejor que nunca y tus ojos parecen decir lo contrario? Las ojeras hundidas no tienen por qué deberse a la falta de descanso y, aún así, entristecen nuestro rostro haciéndonos parecer cansados y con poca energía. Por mucho que cuidemos la rutina facial, es difícil deshacerse de ellas, ya que en muchas ocasiones es necesario aportar volumen a la zona, y esto es algo que no se consigue con productos cosméticos. Si ya no sabes qué hacer para que tu mirada luzca fresca y rejuvenecida, sigue leyendo, porque vamos a centrarnos en qué origina las ojeras y qué opciones tenemos para deshacernos de ellas.

Causas de las ojeras hundidas

Una mirada cansada y un contorno de ojos sombrío puede deberse a varios factores, entre ellos el genético, ya que puede haber cierta propensión a desarrollar ojeras, pero también a una mala alimentación e incluso a la deshidratación, que puede ocasionar que la piel del contorno se vea opaca y se hunda. Sin embargo, una de las causas más comunes y difíciles de evitar es el envejecimiento.

El tiempo deja huella en nuestra dermis y en nuestro cuerpo; la producción de colágeno y elastina disminuye dando paso a la flacidez, al mismo tiempo que se pierde masa muscular y también grasa, lo que acaba originando la pérdida de volumen en el surco palpebral. Como consecuencia, aparecen las ojeras hundidas en los párpados inferiores, recorriendo desde el lagrimal hasta la mejilla. La ausencia de relieve en el área provoca una sombra perenne proyectada bajo el ojo, la responsable de ensombrecer el rostro. Pese a ello, la buena noticia es que existen diversas alternativas para rejuvenecer la mirada y despedirse de la expresión fatigada.

Tratamiento para ojeras hundidas

En la actualidad existen soluciones para abordar los diferentes grados de ojeras hundidas, que van desde métodos no invasivos hasta opciones quirúrgicas que renuevan el contorno de ojos por completo. Todos los tratamientos comienzan con la valoración de un especialista para detectar qué causa las ojeras y diagnosticar la salud del paciente. De esta forma recomendará el procedimiento más adecuado según las necesidades de cada persona. Veamos a continuación las diferentes técnicas.

Ácido hialurónico para ojeras hundidas

Uno de los tratamientos menos intrusivos y más efectivos es el relleno con ácido hialurónico. Se trata de una sustancia que logra hidratar en profundidad y mantener el agua en la dermis, lo que logra enriquecerla y mejorar la luminosidad y la textura. Pero, además, aporta el volumen perdido y que provoca las ojeras hundidas, por lo que suprime los surcos marcados al mismo tiempo que corrige líneas de expresión y arrugas del área palpebral.

Su aplicación es muy sencilla e indolora mediante una microinyección superficial en la piel. La sesión no dura más de 20 minutos y los resultados son visibles de inmediato. Al tratarse de un componente biocompatible, el ácido hialurónico no provoca reacciones. Sus efectos duran en torno a los 10 y 12 meses, dependiendo de cada persona, ya que el cuerpo lo reabsorbe al cabo de un tiempo.

Mesoterapia para ojeras hundidas

La mesoterapia es una técnica a través de la que se inyectan diferentes principios activos y cócteles de vitaminas en la piel. Es un procedimiento totalmente personalizable, por lo que, dependiendo de las características de la mirada y del origen del problema, el tratamiento puede adecuarse de la mejor manera para ponerle remedio. Además de corregir el hundimiento, se consigue renovar y rejuvenecer la dermis y difuminar las arrugas.

Al igual que ocurría con el relleno de ácido hialurónico, estamos ante un método no invasivo e indoloro que se realiza en sesiones de unos 15 minutos tras las que puedes incorporarte a tu rutina con total naturalidad.

Blefaroplastia ojeras hundidas

La blefaroplastia es una operación cuyo objetivo es tonificar y rejuvenecer la mirada. Lo consigue devolviendo la firmeza y eliminando las arrugas, el exceso de piel que pueda haber rodeando a los ojos y los cúmulos de grasa en forma de bolsas. En general, es un método que permite abordar los diferentes signos responsables de la apariencia cansada y triste sin cambiar la expresión.

Esta cirugía ofrece resultados muy naturales y duraderos sin dejar cicatrices visibles, y puede acompañarse de otros procedimientos como la cantopexia o el lifting. El periodo de recuperación es de una semana aproximadamente y se realiza bajo anestesia local y sedación.

Como ves, existen muchas soluciones para eliminar las ojeras hundidas. Si quieres revitalizar tu mirada, lo más importante es recurrir a profesionales como los de Clínica Menorca en cuya experiencia puedas confiar. Esto no solo te garantiza los mejores resultados, sino también tranquilidad durante todo el proceso.

 

Posts relacionados

Deja un comentario

Posts recientes

¿Quieres más información?

(Esta cita carece de validez hasta que contactemos contigo y la confirmemos)

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas