•  650 487 218       900 834 487

Verdades y mentiras sobre el bótox

Mitos sobre el bótox

Verdades y mentiras sobre el bótox

1000 667 Clínica Menorca

En septiembre, volvemos a la rutina del trabajo, los horarios pautados, las extraescolares de los niños, las idas y venidas… y, en uno de esos momentos de pausa en los que nos miramos al espejo detenidamente, es posible que veamos algunas arrugas de las que nos gustaría desprendernos. El paso de los años y el ajetreo diario no perdonan, pero todavía estamos a tiempo de remediarlo.

Si estamos convencidos de querer rejuvenecer nuestro rostro, existen tratamientos para conseguirlo. Uno de ellos es la infiltración de bótox o también llamado toxina botulínica tipo A. Se ha escrito mucho sobre este tratamiento y por eso, en el post de hoy, queremos despejar todas tus dudas. Así que… ¡sigue leyendo! Puede que te sorprendas con algunas de las respuestas.

¿El tratamiento con bótox es exclusivamente estético?

Falso. Contrariamente a lo que se piensa, hace más de 20 años que se aplica el bótox en diferentes tratamientos médicos. La primera vez que se utilizó fue para tratar el estrabismo y posteriormente, para aliviar la tortícolis espasmódica y la distonía cervical. Al descubrir que se reducían las líneas de expresión en la zona tratada, se usa como remedio para las migrañas, para la sudoración excesiva o para los espasmos musculares.

¿La aplicación de bótox es dolorosa?

Falso. La infiltración de toxina botulínica tipo A no requiere de anestesia ni tampoco hay que asociarla con una intervención quirúrgica. En esta técnica poco intrusiva, se utilizan unas agujas muy finas. Aunque el tratamiento es indoloro, dependiendo del nivel de tolerancia del paciente, el médico aplicará una loción de frío localizado para insensibilizar la zona a tratar.

¿El bótox se recomienda solamente para rostros envejecidos?

Falso. La toxina botulínica tipo A ayuda a prevenir arrugas y retrasa la aparición de la flacidez. Por  este motivo, se recomienda empezar a aplicarla en épocas tempranas del envejecimiento de la piel. Se aplica en las líneas de expresión situadas en el tercio superior del rostro: entrecejo, región central de la frente y “patas de gallo”. No obstante, cuando las arrugas ya han aparecido, es el mejor tratamiento para atenuarlas y conseguir que el rostro luzca más joven.

¿Me dejará el rostro sin expresividad?

Falso. El bótox evita que se contraigan los músculos y, con ello, impide que se formen arrugas sin perder un ápice de naturalidad en la expresión. El rostro luce relajado, sin el efecto de “cara congelada”. Eso sí, hay que ponerse en manos de un profesional para que aplique la cantidad adecuada del producto teniendo en cuenta el perfil del paciente.

¿El bótox rellena?

Falso. La aplicación de la toxina botulínica no supone dar volumen al rostro. Este efecto se realiza en otras zonas y con otras técnicas, como el relleno de labios con la aplicación de ácido hialurónico.  

¿Cualquier persona puede aplicarse bótox?

Falso. No es adecuado para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia ni para personas con alguna enfermedad neuromuscular.

¿Los resultados son visibles de manera inmediata?

Verdadero. Es posible apreciar resultados parciales de manera inmediata aunque el efecto óptimo del tratamiento no se manifiesta hasta pasados 2 o 3 días. Eso sí, hay que tener en cuenta que tiene una duración de 5 o 6 meses.

¿Provoca “descolgamiento” una vez pasado el efecto?

Falso. No hay que temer por el posible “efecto rebote” de este tratamiento. Cuando pasa el efecto del bótox, las arrugas volverán a aparecer pero con 6 meses menos de vida que antes del tratamiento, lo cual siempre es positivo.

¿Puedo aplicarme todas las sesiones que quiera?

Verdadero. No hay un tope de sesiones pero siempre hay que respetar el intervalo de 5 o 6 meses antes de la siguiente aplicación.

¿Tiene más efecto que cualquier crema antienvejecimiento?

Verdadero. Los resultados de la aplicación de la toxina botulínica tipo A son los mejores dadas las propiedades de este producto. No se puede comparar con cremas antienvejecimiento aunque los expertos aconsejan utilizarlas al mismo tiempo para que los efectos duren más tiempo.

 

Es muy importante que este tratamiento se realice en un centro especializado y conviene que sea el mismo facultativo el que haga el seguimiento del paciente. En Clínica Menorca te ofrecemos una preparación exhaustiva antes de la infiltración, con un estudio pormenorizado del rostro del paciente y con una atención personalizada que se prolonga durante toda la fase posterior del tratamiento.

Ya no tienes excusas para recuperar la juventud y luminosidad de tu rostro. ¿A qué esperas?  

    Clínica Menorca