Lipoestructura: cómo utilizar la grasa como relleno

lipoestructura

La lipoestructura es una intervención que no se limita solo a eliminar el exceso de grasa corporal, sino que además da forma a los contornos y volúmenes. Este tipo de procedimientos implica dos procesos, uno primero de extracción del tejido adiposo (liposucción) y otro en el que este es introducido en aquellas zonas que necesitan una mayor dimensión, algo que se conoce como remodelación de grasa o lipofilling. El uso de esta técnica tiene múltiples aplicaciones y ventajas, y vamos a conocerlas a continuación.

La lipoestructura remodela los volúmenes del cuerpo para armonizarlos

La remodelación corporal es un procedimiento en el que interviene tanto la técnica como una parte creativa que busca armonizar los contornos de un cuerpo con el fin de perfeccionarlo de acuerdo a unos cánones de belleza concretos. La lipoestructura se utiliza para esculpir la silueta extrayendo y usando el exceso de grasa. Es por ello por lo que, como hemos adelantado, esta cirugía tiene dos pasos esenciales.

En primer lugar, la liposucción, proceso mediante el cual se succionan los adipocitos de las zonas que requieren de menos volumen, llamadas donantes, para luego, en un segundo paso, infiltrarlas en aquellas en las que es necesario ganar más masa y darles forma, también denominadas zonas receptoras. Este segundo método se conoce como lipofilling, y se practica introduciendo pequeñas cánulas con las que se coloca la grasa.

Las áreas más comunes para ser receptoras son los senos y los glúteos, ya que la lipoestructura permite darles volumen y levantarlos. Sin embargo, también se emplea en otras partes en las que es necesario redefinir proporciones, como algunas asimetrías que puedan existir o aquellas zonas que hayan quedado descompensadas tras una pérdida de peso. Además, puede practicarse en el rostro para, por ejemplo, aumentar labios, pómulos o incluso rellenar arrugas.

¿Cómo es una intervención de lipoestructura?

El objetivo de la lipoestructura es equilibrar el cuerpo teniendo en cuenta su conjunto. Para ello, es necesario detectar qué zonas tienen un exceso de volumen y cuáles lo necesitan. De esta forma se puede mejorar la armonía general compensándolas. La primera fase es la evaluación del cirujano de las dimensiones corporales y de la elasticidad de la piel para determinar las áreas donantes y receptoras, siempre teniendo en cuenta las expectativas del paciente.

Más tarde, el procedimiento en sí se lleva a cabo bajo anestesia local y sedación, lo que quiere decir que no se necesita hospitalización. El reducido tamaño de las cánulas que se usan, tanto para succionar como para colocar la nueva grasa, hacen de la lipoestructura una cirugía mínimamente invasiva. Esto favorece el período de recuperación, y disminuye las complicaciones en el postoperatorio.

Una vez se han extraído los adipocitos, se someten a un proceso de filtrado en el que se preparan para transferirse a las áreas a remodelar. La intervención suele durar entre 2 y 3 horas.

Las ventajas de utilizar la grasa como relleno en la lipoestructura

Los beneficios de usar la propia grasa del paciente para rellenar y moldear son múltiples, pero quizás uno de los más destacados es que no existe la posibilidad de rechazo al ser un elemento biocompatible. Así, se evita el uso de materiales sintéticos que sí pueden causar problemas. Además, el cuerpo se adapta de una manera más rápida, reduciendo, de nuevo, las complicaciones.

Por otro lado, y otra de las grandes ventajas de la lipoestructura es que la grasa no vuelve a salir porque lo que se extrae y se vuelve a colocar son las propias células grasas, los adipocitos. Cada persona tiene una cantidad concreta de estas en su organismo, acumulando más o menos en diferentes áreas según el sexo y la genética. Cuando se gana peso o se pierde, no se generan nuevas células, sino que las que existen, aumentan o disminuyen de volumen. Por eso, si se transfieren de un lugar a otro, dejará de crear volumen en el área donante para sí hacerlo en la receptora. De ahí que los resultados que se obtienen sean definitivos.

Por último, el relleno con grasa no solo permite mejorar la silueta y armonizarla, también posibilita la reparación de tejidos lesionados y corregir los defectos que hayan causado traumatismos o cirugías previas, e incluso se pueden rellenar cicatrices para mejorar su aspecto.

Si te interesa la lipoestructura, es crucial que te pongas en manos de especialistas cuya experiencia los avale, como los que puedes encontrar en Clínica Menorca. Su equipo cuenta con años de práctica, así que no dudes en ponerte en contacto con ellos para que puedan asesorarte y guiarte durante todo el proceso.

Posts relacionados

Deja un comentario

Posts recientes

¿Quieres más información?

(Esta cita carece de validez hasta que contactemos contigo y la confirmemos)

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas