Queiloplastia: cuidados antes y después de la intervención

queiloplastia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La queiloplastia es un tipo de cirugía que tiene como fin cambiar la forma y apariencia de los labios para equilibrarla en base a los rasgos faciales generales. Por ejemplo, unos labios demasiado gruesos, bien sean resultado de nuestra genética o de una intervención de aumento, pueden ensombrecer con su protagonismo nuestra apariencia. En esos casos, la queiloplastia reductora ofrece una solución para armonizar los labios con respecto al resto de nuestra cara. Sin embargo, no es la única aplicación posible de este procedimiento. Vamos a descubrir todos los detalles de esta técnica, así como los cuidados necesarios tras someterte a ella.

¿Qué es la queiloplastia?

A la queiloplastia también se la conoce como la cirugía de labios. Su objetivo principal es corregir la forma de la parte exterior de la boca. Mediante una intervención mínimamente invasiva, se logra remodelar la forma de los labios, darles estructura, aumentar su volumen o reducirlo. De este modo es posible modificar la forma del labio superior, el inferior o ambos, dependiendo del caso del paciente.

Según la finalidad de la queiloplastia, existen varios tipos. Para empezar, encontramos la de aumento de labios con ácido hialurónico o con otros tratamientos como la propia grasa del paciente. Es posible reparar los signos de la edad como las pequeñas arrugas o la pérdida de volumen.

La queiloplastia de reducción se destina a disminuir el volumen de los labios en aquellos que son muy gruesos y causan problemas estéticos debido a la ausencia de armonía entre estos y el resto de los rasgos faciales. También se destina a reparar aumentos de labios anteriores con los que no se obtuvieron los resultados adecuados. Por último, la queiloplastia correctiva se centra en modificar labios con alteraciones producidas, por ejemplo, por tumores, quemaduras o problemas congénitos, como el labio leporino.

Antes de la queiloplastia

La cirugía de labios es un tratamiento no invasivo que usa anestesia local, por lo que el tiempo de preparación y recuperación se minimiza. La duración de la queiloplastia varía según el objetivo y la situación del paciente, pero, de forma general, no suele prolongarse más de una hora. Como paso previo a cualquier intervención, el proceso se inicia con la evaluación del personal médico. En ella el profesional decidirá el abordaje adecuado de la queiloplastia e informará al paciente de los pasos a seguir tras el procedimiento.

Aunque se trata de un método sencillo, conviene tener en cuenta algunas cosas antes de someterse a una queiloplastia. Para empezar, se debe poner en conocimiento del especialista la existencia de alergias, ya que puede afectar al uso de rellenos o a la aplicación de anestesia. De la misma forma, es importante comentar la medicación que se está tomando y si se padecen enfermedades autoinmunes, cardiovasculares o alteraciones de la coagulación, ya que algunas de estas circunstancias pueden ser incompatibles con la cirugía.

Después de la queiloplastia

Los cuidados posteriores a la queiloplastia son bastante sencillos. Sin embargo, es importante seguir las pautas que establezca el personal médico de manera estricta para evitar complicaciones que afecten a la salud y a los resultados finales del tratamiento. De manera general, se recomienda no fumar tras la operación, hacer reposo relativo durante las primeras 24 horas tratando de mantener la cabeza elevada y no hacer deporte en las 48 o 72 horas siguientes. También se debe evitar la exposición solar y la utilización de maquillaje en las zonas en las que se ha intervenido hasta que los especialistas indiquen lo contrario.

Los resultados de la queiloplastia son inmediatos, aunque durante los primeros días es habitual que se produzca una inflamación de la zona tratada y del rostro que irá menguando con el paso de los días. Así, la recuperación termina tras unos 15 o 30 días desde la intervención.

Recuerda siempre la importancia de ponerse en manos de profesionales que garanticen tu bienestar. En Clínica Menorca tienes a tu disposición un equipo que podrá asesorarte en todo momento. Podemos aconsejarte para mejorar la forma de tus labios e indicarte las directrices para obtener los mejores resultados tras la operación y garantizar tu tranquilidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Posts relacionados

Deja un comentario

Posts recientes

¿Quieres más información?

(Esta cita carece de validez hasta que contactemos contigo y la confirmemos)

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas