¿Lóbulos rasgados? Descubre cómo solucionar el problema

lóbulos rasgados
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Los lóbulos rasgados son consecuencia, en la mayoría de las ocasiones, del uso prolongado de pendientes a lo largo del tiempo, sobre todo de aquellos que son muy pesados. El resultado es visible: el orificio del pendiente se alarga, el lóbulo pierde volumen y elasticidad. En algunas circunstancias, además, puede provocar que el lóbulo de oreja rasgado se rompa. Si no quieres perder la oportunidad de llevar pendientes y recuperar la forma de tu oreja, hay diferentes procedimientos en las clínicas de medicina estética y cirugía para la reconstrucción de lóbulo de oreja.

Quizás no le prestemos demasiada atención a esta parte de nuestro cuerpo hasta que decidimos llevar el pelo corto o hacernos un recogido. Es ahí cuando las inseguridades pueden aparecer, ya que nuestro lóbulo queda expuesto. Los accesorios y pendientes XXL, tan de moda en los últimos años, pueden pasar factura. O también las dilataciones, una tendencia a la que quizás te rendiste hace algún tiempo y de la que ahora quieres resarcirte. Sin embargo, cerrar agujeros de las orejas no es algo imposible: descubre a qué métodos puedes recurrir.

El problema de los lóbulos rasgados: ¿qué tener en cuenta para la reconstrucción de lóbulo de oreja?

Dependiendo de cómo se encuentren nuestros lóbulos rasgados, las soluciones pueden ser diversas. Como siempre, será el profesional el que evalúe nuestra situación para decidir el mejor método.

En los casos en los que existe un alargamiento, sin que el lóbulo esté muy abierto, un tratamiento rejuvenecedor de medicina estética puede devolver el grosor y la apariencia a nuestra oreja para que podamos seguir usando pendientes sin ningún miedo. Si, en cambio, el orificio del pendiente se encuentra roto, muy rasgado o queremos cerrar dilataciones, será necesaria una pequeña cirugía para reconstruir y devolver el aspecto original a nuestro lóbulo. Veamos cómo cerrar una dilatación a través de dos vías.

Cómo cerrar una dilatación o lóbulo rasgado sin cirugía: el ácido hialurónico permite cerrar agujeros de las orejas

Cuando existe un alargamiento de los lóbulos leve, provocado por la pérdida de elasticidad, el ácido hialurónico ofrece una solución sin tener que someterse a una cirugía. Esta sustancia está presente de forma natural en nuestro cuerpo, por lo que es muy improbable que produzca alergias.

Con pequeñas infiltraciones, se consigue rellenar el lóbulo rasgado sin cirugía para reforzar el perímetro del agujero y recuperar su consistencia, volumen y firmeza. El tratamiento es visible desde la primera sesión y puede llegar a durar 12 meses, aunque suele ser conveniente realizar algún retoque una o dos veces al año.

¿En qué consiste la cirugía de lóbulo de oreja rasgado? La lobuloplastia, la intervención idónea para cerrar dilataciones extremas

En aquellas ocasiones en las que la oreja está muy dañada, como por ejemplo cuando los orificios de los pendientes están abiertos casi al borde o incluso el lóbulo está completamente rasgado, la solución pasa por una pequeña intervención: en una clínica cirugía estética es la vía para cerrar agujero de oreja y recuperar y equilibrar la forma.

La cirugía de lóbulo de oreja o lobuloplastia es un procedimiento reconstructivo que se centra tanto en el tratamiento como en la cicatrización para que los resultados sean los mejores. Se realiza de manera ambulatoria con anestesia local. Suele durar de 15 a 30 minutos, dependiendo de si hay que tratar una o las dos orejas.

En el postoperatorio de la cirugía de oreja rasgada se puede llevar una vida totalmente normal, siempre que se eviten los baños en piscinas y en el mar. Cuando los lóbulos rasgados hayan cicatrizado por completo, habrá que esperar alrededor de un mes para volver a abrir los agujeros si se desea.

Los resultados de la lobuloplastia son duraderos, pero hay que tener cierta precaución si volvemos a usar pendientes. Por ejemplo, no conviene llevar aquellos que sean muy pesados durante mucho tiempo, ni tampoco dormir con ellos. Estos sencillos consejos también pueden evitar que tengamos que cerrar los agujeros de las orejas. Y ante cualquier duda, nuestros profesionales estarán encantados de atenderte. ¡Ven a vernos sin compromiso!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Posts relacionados

Deja un comentario

Posts recientes

¿Quieres más información?

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

En Clínica Menorca seguimos atendiendo consultas de todas nuestras especialidades de lunes a viernes.

Solicita ya tu cita online y uno de nuestros facultativos te atenderá por videollamada de forma personalizada.

Logotipo Clínica Menorca