Callos y durezas en los pies: qué son, por qué aparecen y cómo evitarlos

callos y durezas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¡Nuestros pies también requieren atención! Son los grandes olvidados de nuestro cuerpo ya que durante la mayor parte del año están tapados. Sin embargo, también necesitan unos cuidados especiales que, si no se realizan adecuadamente, pueden provocar la aparición de enfermedades o dolencias en los pies. Los callos y durezas en los pies son dos de las lesiones más frecuentes que afectan a esa parte del cuerpo. ¿Sabes qué son los callos en los pies, las durezas -que no son lo mismo- y cómo se producen? Y lo más importante, ¿sabes cómo librarte de ellos? Hemos consultado a nuestros podólogos en Madrid, así que ¡te sacamos de dudas a continuación!

¿Qué son las durezas en los pies y los callos en la planta del pie?

Una dureza o un callo de pie son el engrosamiento de la capa más externa de la piel debido a un exceso de fricción o presión en la zona. El roce hace que se incremente el número de células muertas, provocando un endurecimiento de la capa superficial de la dermis. No siempre tienen por qué surgir en el pie, aunque es la parte del cuerpo donde con más frecuencia aparecen.

Normalmente se habla de las durezas en los dedos de los pies o en la planta y los callos como si fueran la misma cosa. Sin embargo, son dolencias diferentes con unas características muy claras que las distinguen.

  • Los callos, llamados técnicamente helomas en los pies, se caracterizan por ser más pequeños y estar más delimitados en un sitio concreto. Además, crecen hacia el interior de la piel y pueden llegar a ser muy dolorosos.
  • Las durezas o hiperqueratosis suelen ser más grandes, de color amarillento y ásperas al tacto. Son superficiales, se desarrollan a lo ancho y normalmente no son molestas.

Aunque son dolencias bastante habituales en la piel de los pies, tanto la aparición de unos como de otras nos indica que algo no está yendo como debería, por lo que es fundamental averiguar rápidamente cuál es el origen de la lesión.

¿Por qué salen callos en los pies? Calzado inapropiado y falta de hidratación, causas de por qué salen durezas en los pies

Ya hemos visto que aparecen por un exceso de presión o roce. Ahora bien, este exceso de fricción puede darse por varios motivos. ¿Por qué salen durezas en los pies y callos?

  • Deformidades en los pies. Las personas con deformidades en los pies (dedos montados, juanetes, dedos en garra…) suelen ser más propensas a sufrir callos y durezas al cambiar la forma anatómica del pie.
  • Presión interna. Cuando se produce una presión interna desde el hueso o la articulación, ésta puede desencadenar en la aparición de un callo. Esta causa sin embargo no afectaría a las durezas ya que, como hemos visto anteriormente, son superficiales y carecen de núcleo.
  • Calzado inadecuado. El tipo de calzado que usamos está directamente relacionado con el surgimiento de durezas y callos. Al usar calzado de tacón, zapatos sin calcetines, calzado muy estrecho o zapatos con punta fina, nuestros pies y dedos están más apretados y es más probable que aparezcan durezas y callos.
  • Deshidratación. La última explicación a por qué salen callos en los pies. La piel deshidratada favorece la acumulación de células muertas y la posterior aparición de durezas, especialmente en la zona de los talones.

¿Cómo prevenir los callos en los pies y cómo evitar las durezas en los pies?

A continuación, os dejamos algunos consejos básicos sobre cómo prevenir los callos en los pies y sus primas hermanas las durezas, en la medida que sea posible:

  • Escoger calzado adecuado y cómodo. Lleva zapatos que te resulten cómodos y que se adapten a la forma y tamaño de tu pie. También es conveniente no utilizar siempre el mismo par de zapatos para evitar que el roce se produzca siempre en la misma zona y pueda generar una dureza o un callo.
  • Darle importancia a la higiene. Lógicamente, es importante tener los pies limpios a diario y después de salir de la ducha secar bien los pies y los dedos para eliminar por completo la humedad.
  • Hidratar la piel. Aplícate crema para hidratar los pies de forma diaria y así evitar la sequedad y descamación.
  • Estar al tanto de posibles cambios en los pies. Es muy importante vigilar la zona y en el momento en el que se detecta algo fuera de lo normal, como aspereza, sequedad o molestia, acudir a un especialista para que en el caso de que hubiera algún problema no fuera a más.

Tratamientos para la hiperqueratosis y los helomas en los pies

Ya sabéis qué son y cómo evitar las durezas en los pies y los dolorosos calloes. ¿Y qué debemos hacer cuando padecemos uno de los dos? En el momento en el que pensamos que podemos estar sufriendo alguna de estas dolencias, es recomendable acudir al podólogo.

En Clínica Menorca contamos con una Unidad de Podología especializada en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan a los pies. Nuestro equipo estudiará tu caso y valorará el tipo de lesión que tienes y el tratamiento más adecuado para ti.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Posts relacionados

Deja un comentario

Posts recientes

¿Quieres más información?

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas

Tratamiento/s de interés

Acepto recibir notificaciones y ofertas