•  650 487 218       900 834 487

Urología

Urología

La Urología que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento médico y quirúrgico de las enfermedades y trastornos del aparato genital masculino, incluyendo los desórdenes que afectan a la erección, eyaculación y fertilidad. Entre estas patologías se incluyen:

  • Disfunción Eréctil
  • Incurvaciones peneanas congénitas y adquiridas
  • Vasectomía
[dhvc_form id=”15068″]
[dhvc_form id=”15072″]
PIDE UNA CITA
[dhvc_form id=”15068″]
PIDE INFORMACIÓN
[dhvc_form id=”15072″]

Urología

La Urología que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento médico y quirúrgico de las enfermedades y trastornos del aparato genital masculino, incluyendo los desórdenes que afectan a la erección, eyaculación y fertilidad. Entre estas patologías se incluyen:

  • Disfunción Eréctil
  • Incurvaciones peneanas congénitas y adquiridas
  • Vasectomía
[dhvc_form id=”15068″]
[dhvc_form id=”15072″]
PIDE MÁS INFO
[dhvc_form id=”15068″]
PIDE INFORMACIÓN
[dhvc_form id=”15072″]

Disfunción eréctil (DE)

Es la incapacidad para lograr o mantener una erección de suficiente intensidad o duración para permitir la penetración y la consecución de una relación sexual satisfactoria. Se estima que afecta a más del 10% de los varones, y es la patología que con más frecuencia se atiende en una unidad de Andrología. Son muy diversas las causas que la producen, así como los tratamientos de que disponemos actualmente, con los que se pueden mejorar o resolver la práctica totalidad de los casos. Estos tratamientos incluyen diferentes fármacos, administrados por vía oral o en inyección intracavernosa, sistemas de vacío y el implante quirúrgico de prótesis de pene.

El tratamiento farmacológico actual de la DE incluye la administración de diversos fármacos, similares entre sí pero con características específicas diferenciadoras. El primero disponible en el mercado, en el otoño de 1998, fue el Sildenafilo (Viagra), que supuso una auténtica revolución en el tratamiento médico de la Disfunción Eréctil al representar el primer medicamento eficaz por vía oral en esta patología. Desde entonces los avances en este campo han sido constantes, disponiéndose en la actualidad, además del mencionado, de otros dos fármacos eficaces: Vardenafilo (LevitraÒ) y Taladafilo (Cialis). Otros, como el Clorhidrato de Apomorfina (Uprima, Taluvian, Ixense) se han mostrado menos eficaces en la práctica.

FÁRMACOS VÍA INTRACAVERNOSA

Son medicamentos que se administran mediante inyección directa en los cuerpos cavernosos del pene, con una elevada eficacia. El paciente es adiestrado en esta sencilla técnica, que él mismo realiza fácilmente tras un breve entrenamiento.

SISTEMAS DE VACÍO

Son aparatos que, aplicados sobre el pene, producen un vacío que puede ser mantenido durante un determinado tiempo. Este vacío provoca una afluencia de sangre hacia los cuerpos cavernosos, provocando una erección que se mantiene mediante la aplicación de compresión en la base del pene con unos anillos elásticos. El sistema es simple, económico, y efectivo en casos seleccionados.

IMPLANTE DE PRÓTESIS PENEANA

Son el último escalón en el tratamiento de la disfunción eréctil, y se utilizan cuando fracasan el resto de tratamientos. Son dispositivos mecánicos de diferentes diseños, que consiguen una erección del pene muy similar a la fisiológica. Las prótesis hidráulicas de tres componentes son actualmente el estándar.

Se implantan mediante una intervención quirúrgica a través de una incisión en la raíz del escroto, en la que todos los componentes de la prótesis quedan en el interior del cuerpo, produciendo un resultado estético y funcional óptimo, tanto en erección como en flaccidez.

El índice de fallos mecánicos de estos dispositivos, más elevado en el pasado, es actualmente menor del 3% debido a importantes mejoras introducidas por los fabricantes en los materiales y el diseño de las prótesis. Su manejo es sencillo y fiable, con un elevado índice de satisfacción por parte de los pacientes y sus parejas.

Vasectomía

Es el método quirúrgico que interrumpe la vía seminal para impedir la presencia de espermatozoides en el eyaculado y evitar así embarazos no deseados. La intervención se realiza con anestesia local, mediante dos incisiones en la raíz del escroto, a través de las cuales se seccionan ambos conductos deferentes, que transportan los espermatozoides desde el testículo hasta la uretra.

Una preocupación generalizada en los pacientes que van a someterse a vasectomía es la que concierne a la reversibilidad o no del procedimiento. La vasectomía es un método definitivo de anticoncepción, pero debido al avance de las técnicas microquirúrgicas de recanalización de la vía seminal, puede ser revertido en la mayoría de los casos, especialmente en los primeros años después del procedimiento, recuperando el paciente la permeabilidad del conducto deferente y la capacidad de producir un semen con una concentración adecuada de espermatozoides para lograr un embarazo por vía natural.