•  650 487 218       900 834 487

El láser como técnica para dejar de fumar

El láser como técnica para dejar de fumar

150 150 Clinica Menorca

Miles de personas cada año intentan dejar de fumar. Para ello existen tratamientos con seguimiento médico con el fin de abandonar el hábito, pero la técnica terapéutica del láser para dejar de fumar resulta la más novedosa y ha conseguido un gran número de defensores en muy poco tiempo. En primer lugar, cabe decir que es un sistema que siempre debe realizarse en una centro especializado, que ofrezca las máximas garantías.

dejar de fumarEl tratamiento láser controla la ansiedad actuando como agente calmante. Para cosechar los resultados esperados, se aplica sobre puntos muy concretos. Los más habituales son las orejas, la cara y algunas zonas de la mano. Una vez aplicado, conseguimos activar la producción de endorfinas, sustancias encargadas de bloquear la ansiedad y el estrés que genera el no poder fumar y transformándolo en relajación.

Este efecto se produce porque, precisamente cuando se abandona un hábito como fumar , comer (durante una dieta o régimen) o cualquier otra adicción muy arraigada, desciende de manera brusca el número de endorfinas. Esta disminución incontrolada genera lo que se conoce como síndrome de abstinencia. De ahí que el láser resulte beneficioso en tanto en cuanto eleva la cantidad de estas sustancias y, por tanto, mejora el bienestar del paciente reduciendo la dependencia que le crea la nicotina.

En cuanto a sus ventajas, cabe destacar que constituye un método natural, indoloro y rápido. Asimismo, no entraña riesgos ni hay efectos secundarios. Además, no actúa como un medicamento, por lo que no hay reacciones adversas dentro del organismo.

Por otro lado, en cuanto a su eficacia, los estudios demuestran que el método del tratamiento antitabaco con láser supone una técnica efectiva en el 80 % de las pacientes que se someten a él. Cuando se habla de eficacia, se hace referencia a que los pacientes que se someten a él reducen notablemente su ansiedad, mejorando su bienestar. El resto del proceso de dejar de fumar depende del empeño del fumador.

Por supuesto, el láser es la herramienta para realizar el tratamiento, pero el éxito del procedimiento depende en gran medida de la aplicación del profesional, quien determina dónde, cuándo y cuánto se debe suministrar en función de cada persona y cada situación concreta.

No obstante, en cualquier caso, cuando se toma la decisión de abandonar el perjudicial hábito de fumar, resulta imprescindible pedir ayuda profesional y ponerse con total confianza en manos de un especialista con formación y experiencia.