•  650 487 218       900 834 487

Consejos para el cuidado del cabello masculino

como cuidar el pelo del hombre

Consejos para el cuidado del cabello masculino

1732 1154 Clínica Menorca

Empieza el otoño y con el cambio de estación puede que notemos una caída más frecuente del cabello. Esta pérdida no tiene por qué ser preocupante ya que se debe a un recambio en el ciclo del cabello pero… ¿y si después de caerse vemos que el pelo no crece? Es entonces cuando se disparan todas las alarmas.

Cada día perdemos una media de entre 50 y 100 cabellos. Cuando esta cantidad aumenta y nos vemos con entradas o calvas, es lógico que nos empecemos a preocupar. Los hombres con más razón porque precisamente los problemas de alopecia, según las estadísticas, afectan a un 50% de la población masculina. La mayoría de los casos de caída de cabello en los hombres se debe a factores genéticos pero en otros casos se puede evitar incorporando unos sencillos hábitos a nuestra rutina diaria.

Y es que el cabello masculino, aunque está menos sometido a tratamientos como tintes, mechas, planchas, etc., también necesita de unos cuidados específicos porque es diferente al femenino ¿No lo sabías? Todo se debe a una cuestión genética ya que los niveles de testosterona son diferentes en hombres y mujeres y esto influye en la distribución y crecimiento del cabello. Además, el pelo de los hombres suele tener más grosor y, por lo general, tiene menos resistencia y elasticidad que el de las mujeres.

¿Quieres saber qué hacer para mantener tu cabello en buen estado? En este post te lo detallamos. Si sigues estos consejos, te ahorrarás muchas preocupaciones:

 

  1. Lo primero que tienes que tener presente es que debes tratar a tu cabello igual que cuidas de tu piel. Por eso hay que evitar los excesos de temperatura. No es recomendable lavarse el pelo con agua muy caliente ni tampoco muy fría. Lo mejor es utilizar agua tibia. A la hora de secarlo, se puede usar secador a una temperatura media sin acercarlo demasiado para no dañarlo. Es importante secarlo de arriba a abajo y acabar el secado con aire frío.

 

  1. ¿Con qué frecuencia hay que lavarse el pelo? Es la eterna pregunta. Los expertos aseguran que hay que seguir una única norma en este sentido: “lavarse el pelo cuando está sucio”. No importa si es todos los días o cada dos o tres días. El lavado tiene más importancia de la que parece. Hay que masajear suavemente el cuero cabelludo, sin frotar en exceso, y realizar dos lavados para asegurar que se elimina toda la suciedad. Eso sí, es fundamental utilizar el champú adecuado según tu tipo de cabello…y para saberlo, te sugerimos que sigas leyendo.

 

  1. Entre la multitud de champús que hay en el mercado, debemos elegir aquel que se adapte mejor a nuestro cabello: si es seco, lo ideal es un champú hidratante; si es graso, un champú regulador; si tiene caspa, un champú anticaspa, etc. Es recomendable acudir al especialista para que nos aconseje qué tipo de champú necesitaremos en función de nuestras necesidades. Si tienes el cabello largo, la mascarilla es aconsejable una vez a la semana y el acondicionador se puede utilizar pero siempre aplicándolo en las puntas, no desde la raíz.

 

  1. Los factores ambientales también afectan a la pérdida de cabello o a que se debilite con más facilidad: la polución, el tabaco, los ambientes cargados o el estrés influyen negativamente en la salud de nuestro cabello. Por ello, es conveniente apuntarse a la “vida sana”, desintoxicarse haciendo deporte y liberarse de todo aquello que nos provoca tensiones.

 

  1. Nutrirse desde dentro es fundamental para mantener un cabello sano. Una alimentación  equilibrada que incluya frutas y verduras nos aportará las vitaminas y proteínas necesarias para evitar la pérdida de cabello. Son imprescindibles: el cobre, el selenio, la biotina, el zinc y el hierro. ¿Dónde se encuentran? En los cereales integrales, la levadura, las legumbres, la carne, el pescado y los huevos. Pero además, no debemos olvidar las vitaminas A y C (presentes en la zanahoria y el kiwi, respectivamente), la vitamina B6 (pistachos, hígado, plátanos), la vitamina D (leche y pescado azul) y la vitamina E (nueces o brócoli).

 

  1. Como hemos comentado, el estrés y algunos factores ambientales influyen en la pérdida del cabello pero no hay que olvidar que la predisposición genética es la principal causa de la temida alopecia. En estos casos, también hay tratamientos de trasplante capilar o injerto capilar que pueden solucionar este problema estético que se convierte en un quebradero de cabeza para muchos hombres.

 

Siempre es recomendable acudir al consejo de expertos antes de someterse a estos tratamientos. En la unidad capilar de Clínica Menorca te podemos ayudar a despejar todas tus dudas sobre los posibles tratamientos para que la calvicie, la alopecia o la caída del cabello dejen de ser un problema y tu imagen, y también tu vida, cambie de manera radical.

    Clínica Menorca