Radar 10

Tratamientos pioneros para frenar la celulitis y la flacidez

Tratamiento corporal para la celulitis y la flacidez: RADAR 10

El Radar 10 es un nuevo y revolucionario equipo de ultima tecnología para realizar tratamientos corporales (y faciales) con el que se consigue una reafirmación del tejido, reducción de volumen, y disminución de la celulitis.

¿En qué consiste el tratamiento?

El radar 10 combina dos mecanismos:

  • La radiofrecuencia para combatir la flacidez, que actúa calentando la dermis de la piel de modo que estimule el fibroblasto para fabricar colágeno.
  • El vacum es un masaje en ventosa que succiona la piel y actúa a través del drenaje linfático para eliminar líquidos y también ayuda a romper los tabiques de la piel que hacen los hoyitos.

La combinación de las dos tecnologías, radiofrecuencia mas vacumterapia es ideal para licuar la grasa y eliminarla (LPG solo es mecánico).

¿Cómo actúa Radar 10 contra la flacidez?

La radiofrecuencia es la única tecnología que hoy en día actúa contra la flacidez. Hay personas que han adelgazado mucho y no tienen ni un gramo de grasa, y que solo les ha quedado flacidez en abdomen, piernas, y/o brazos. Es una tarea difícil, pero no imposible. A medida que nos hacemos mayores el colágeno va disminuyendo y gracias a la radiofrecuencia hacemos trabajar al fibroblasto para que fabrique nuevo colágeno, rejuveneciendo la piel.

¿Qué protocolo hay que seguir para acabar con la flacidez?

Como mínimo se necesitan 10 sesiones, tras las cuales se analizan los resultados, y lo más probable es que se necesiten 10 sesiones mas, en total 20 sesiones. Las sesiones se tienen que espaciar cada 10 ó 15 días, no por realizarlas cada menos tiempo vamos a obtener mejores resultados, pues hay que darle tiempo al fibroblasto para que genere colágeno.

Cualquier tratamiento médico estético hay que acompañarlo de buenos hábitos, haciendo bien los deberes de casa: comer sano y hacer ejercicio moderado. Estas dos consideraciones son importantísimas.

Especialmente para la piel es fundamental beber mucha agua, comer poca sal y vigilar la procedencia de las grasas, -no es lo mismo un aceite de oliva virgen extra que los “aceites vegetales” de las comidas preparadas-. No comer en exceso y evitar las dietas con efecto rebote que acentúan la flacidez. Estas recomendaciones son de toda la vida, pero absolutamente imprescindibles.

También es muy importante saber que el colágeno es una proteína, por lo que es necesario no olvidar la ingesta de proteína diaria, porque si no es así, no adelantamos nada. En la dieta hay que incluir proteína en desayuno, comida y cena. Los lácteos son proteínas, la carne, el pescado, el jamón, los huevos y el pollo. Es una recomendación sumamente importante porque hay mujeres que por estar delgadas cenan solo verduras o solo frutas, sin incluir ninguna proteína. Es mejor combinar las verduras o frutas con las proteínas: por ejemplo yogurt, una tortilla francesa o pavo frío.

¿Cuándo se empiezan a ver los resultados?

Estimular el fibroblasto para que fabrique colágeno es una tarea lenta y hay que darle su tiempo. Si queremos llegar estupendas a la operación bikini, hay que empezar en navidad. Los resultados se tardan en conseguir. Hablamos de rejuvenecer la piel, de fabricar más colágeno. Los resultados normalmente se hacen visibles transcurrido un mes tras haber terminado el tratamiento.

¿Para quién está indicado? ¿Qué contraindicaciones tiene?

Cualquier persona que tenga flacidez se puede hacer radar 10, excepto: mujeres embarazadas; personas que tengan marcapasos; personas con cáncer en curso o con historial de cáncer, especialmente de piel o lunares premalignos; pacientes con problemas de fotosensibilidad o que tomen fotosensibilizantes; diabéticos, personas con patologías cardiovasculares o insuficiencia renal, y personas con infecciones cutáneas en el área de tratamiento. Además hay que tener en cuenta que puede aparecer un posible aumento del sangrado durante la menstruación. El rango de edades más frecuente de nuestras pacientes oscila entre los 30 y los 65 años de edad. En personas muy mayores, puede ser necesario recurrir a un tratamiento quirúrgico.

Líderes en confianza, seguridad e innovación

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar